Vida Solitaria

Vivir quiero conmigo,
gozar quiero del bien que debo al cielo
a solas, sin testigo,
libre de amor, de celo,
de odio, de esperanzas, de recelo.               40

  Del monte en la ladera
por mi mano plantado tengo un huerto,
que con la primavera
de bella flor cubierto,
ya muestra en esperanza el fruto cierto.         45

  Y como codiciosa
de ver y acrecentar su hermosura,
desde la cumbre airosa
una fontana pura
hasta llegar corriendo se apresura.              50

  Y luego sosegada
el paso entre los árboles torciendo,
el suelo de pasada
de verdura vistiendo,
y con diversas flores va esparciendo.            55

  El aire el huerto orea,
y ofrece mil olores al sentido,
los árboles menea
con un manso ruïdo,
que del oro y del cetro pone olvido.             60

  Ténganse su tesoro
los que de un flaco leño se confían:
no es mío ver al lloro
de los que desconfían
cuando el cierzo y el ábrego porfían.            65

  La combatida antena
cruje, y en ciega noche el claro día
se torna; al cielo suena
confusa vocería,
y la mar enriquecen a porfía.                    70

  A mí una pobrecilla
mesa, de amable paz bien abastada
me baste, y la vajilla
de fino oro labrada,
sea de quien la mar no teme airada.              75

  Y mientras miserable-
mente se están los otros abrasando
en sed insacïable
del no durable mando,
tendido yo a la sombra esté cantando.            80

  A la sombra tendido
de yedra y lauro eterno coronado,
puesto el atento oído
al son dulce, acordado,
del plectro sabiamente meneado.                  85

Fray Luis de León

Murió un grande. 


When I left, he drank rat poison,” Terri said. She clasped her arms with her hands. “They took him to the hospital in Santa Fe. That’s where we lived then, about ten miles out. They saved his life. But his gums went crazy from it. I mean they pulled away his teeth. After that, his teeth stood out like fangs. My God,” Terri said. She waited a minute, then let go of her arms and picked up her glass.

(…)

“He did love me though, Mel. Grant me that,” Terri said. “That’s all I’m asking. He didn’t love me the way you love me. I’m not saying that. But he loved me. You can grant me that, can’t you?”

(…)

“He was dangerous,” Mel said. “If you call that love, you can have it.”

“It was love,” Terri said. “Sure, it’s abnormal in most people’s eyes. But he was willing to die for it. He did die for it.

What we talk about when we talk about love? - Raymond Carver

Una de las mil razones por las que Six Feet Under revolcó mi vida. Una vez más. 


La mejor canción posible para la serie más hermosa de todas. ♥


El tiempo invertido frente al espejo ocupado con mi arreglo personal no menguaba para nada las lecciones sobre aquello de que el tiempo definitivamente no está de nuestro lado ni sana más heridas de las que abre. Las entradas en la frente cada vez más pronunciadas, las canas incipientes en barba y bigote, las encías que sangran, los carcinomas en las células basales, los forúnculos y las ampollas y las bolsas en los ojos, la barriga blanda, el miembro viril marchitándose, las várices y los edemas, el aliento, la panza, en fin, la versión arruinada de nuestro antiguo ser que ahora se nos presenta casi todas las mañanas, son suficientes para hacer que casi todo hombre en sus cabales se torne suicida. Y aunque una buena y lozana afeitada, un poco de agua de colonia pour homme, un vestido bien planchado, camisa nueva y corbata a la moda, sumados a una taza de café con una tostada recién hecha bien pueden llegar a despertar nuestra voluntad de vivir, igual jamás llega a tanto como para llamarla jouie de vivre.

(Repitiendo Six Feet Under, por supuesto acompañado por Lynch)

Cuerpos en movimiento y en reposo - Thomas Lynch

Acontecimientos importantes de la historia de la Galaxia número dos:

Desde los orígines de esta Galaxia, grandes civilizaciones han surgido y desaparecido, nacido y muerto tan a menudo, que resulta profundamente tentador pensar que la vida en ella debe ser
a) algo así como un mareo, un vértigo en el espacio, en el tiempo, en la historia, o cosa parecida, y
b) estúpida.

Douglas Adams - La vida, el universo y todo lo demás. 

Afuera del cuaderno mi perro gruñe

La seguridad de estar en mi cuaderno, lejos de todos ustedes, escribiendo cosas que comparto solo cuando confío, osea nunca. Hablando de las cosas que aprendí en lo que pasó, debería empezar por salirme de vez en cuando del cuaderno.

Metallica a todo volumen. Puck me hace la cara de ¿por qué no te acuestas a dormir? y yo contestándole en voz alta. Pero leo con detenimiento lo que escribió ‘la que pasó’. Me acongojo, como quien por primera vez entendió eso de querer a alguien. Seguro fui más que un pasajero con obsesiones, fui un pasajero con el que se sentaron a hablar por 4 meses.

La conozco de verdad y con una facilidad sin precedentes. Tiene miedo, y dice y habla tanto sobre libertad sin comprender lo que comprendí alguna vez. Temo que por miedo o por cualquier razón a ella nunca se le de la gana de comprender, y entiendo que sea cual sea su decisión, debo quedarme callado con lo que sé por el resto de mi vida, porque como dice mi abuelo cuando me aconseja: “yo sé que mi ropa no le queda bien a todo el mundo”. 

¿Por qué nunca le he contado mis planes a nadie, ni siquiera en 100 montaditos, el lugar más seguro del mundo? Por la misma razón por la que todo está en el cuaderno y por la que tengo que esperar hasta la puta una de la mañana para que aparezca mi pluma. Tengo planes como para los siguientes 100 años de vida, el tiempo no me va alcanzar, pero paso diciendo que voy por ahí viendo a ver qué.  

Todos mis ídolos están en mi cabeza, hablándome al mismo tiempo, distrayéndome y recordándome que en el fondo mi personalidad es un líquido. No voy a hablar más de ella. Mi perro gruñe. Sin él no entendería la mitad de todo esto: él no entiende, nunca entenderá y nunca se preocupará por entender.


Daughters of the soho riots (el amor)

Tengo una canción para el amor, porque cómo no. Mi espíritu no se permitiría No tener una canción, y la que tengo es de lo que significa dejar entrar a alguien en uno. 

'Break my arms around the one I love' canta Matt Berninger, The National, The National, The National. Yo siempre amando más a la música de lo que podría llegar a amar a cualquiera. 

Amar a alguien, quererlo (con su maravillosa polisemia), es desear que esa persona haga parte de la vida de uno. Es responder a la pregunta: ¿Quién te gustaría que contara tu historia? Cuando uno lo piensa se da cuenta de que es algo muy difícil, que no se da de la nada, que no viene envuelto en un pedazo de carne mágico con todas las respuestas. 

Todos somos frágiles, tarde o temprano encontraremos quien nos rompa. 

Cuando escucho el coro de esta canción, veo muy bien a dos personas abrazadas con todas sus fuerzas, con la siempre última esperanza, rompiéndose los brazos. “Break my arms around the one I love, and be forgiven by the time my lover comes, break my arms around my love”. 

Para mi no hay mejor manera de decirle a alguien que lo ama, que admitiendo su propia fragilidad y entregándola toda. 

El amor es de pequeños heroísmos, de eso se trata todo.


nosoysexy:

Absolutely beautiful art.

Yes it is art. Period. 


Mi video favorito en todo el mundo…

Love is like a sin, my love… 


Se va Winamp, pero quedará para siempre todo lo conocí con él. 


How to mix a Pink Rabbit cocktail

putonyourbathingsuits:

justsaysomethingperfect:

themoronwhodances:

Take one glass (pretty), and add:

  • Spilt Jack & Coke
  • Squeeze of lemon (from Lemonworld)
  • Pinch of salt (lived in)
  • Wine (all the)
  • Paper umbrella (orange)

Serve post-coitally whilst sitting in chair

Alex! You’re awesome, totally genius.

This is the best post I’ve ever read.


Caitlin Rose covers Pink Rabbits by The National.

♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥


Purchase the download from iTunes here: http://bit.ly/1b3aJi6


Aquí, acordándome de lo buen villano que es Ovan. ♥